#AIGCc | #Columna #Fraseario | “Programas para el Bienestar”: ¿para el bienestar de quién? por AMHB



#AIGCc | #Columna #Fraseario | “Programas para el Bienestar”: ¿para el bienestar de quién?


Cuánta razón tenía Eva Moskowitz al decir que una cosa es tener un presidente con cuya política no estás de acuerdo y otra -muy distinta- es tener un presidente al que ni siquiera parece importarle tu bienestar. Y aunque Moskowitz se refería a Trump, es aplicable al presidente López Obrador.


Programas para el bienestar de los adultos mayores, para el bienestar de las personas con discapacidad permanente, para el bienestar personas en emergencia social o natural, para el bienestar de niños y niñas hijos de madres trabajadoras, Producción para el Bienestar, Banco del Bienestar, Tarjeta del Bienestar, Gas Bienestar, IMSS-BIENESTAR, Universidades para el Bienestar y hasta una Secretaría del Bienestar.


Sí, el “bienestar” ha sido un elemento constante en el autoproclamado gobierno de la Cuarta Transformación, pero en términos reales no ha pasado de ser un vocablo que se ha quedado meramente en lo verbal; repetido y “manoseado” hasta el cansancio, sin la entereza de su significación.


Pareciera que para el presidente López Orador todo gira en torno al bienestar social, pero no es así. El bienestar, para AMLO, es solamente parte de su estrategia populista; es decir, un término que ha utilizado constante y permanentemente para su propio beneficio y no para beneficiar a la nación; un término que le ha muy sido útil para asegurar su propio bienestar y no para procurar el bienestar social general y perdurable (bien lo dijo Ezra Taft Benson: los programas más peligrosos suelen tener etiquetas atractivas y, a menudo, en nombre del bienestar público).


Que, con sus programas, la federación está procurando el bienestar de todos y en particular de los más necesitados, dice el presidente López Obrador.


Sí, los programas de la 4T están muy bien dirigidos para procurar el bienestar, pero no el bienestar de todos ni el de los más necesitados -eso es una de sus tantas falacias-. Los programas cuatrotetistas -de bajo desempeño y opacos al más no poder- están pensados, dirigidos y operados para manipular a quienes AMLO y su gobierno, en su ya muy avanzado proceso autoritario, creen que pueden beneficiarlo más. Dicho con otras palabras, el bienestar que dicen procurar es, en realidad, para el beneficio de unos cuantos (los compas de la 4T), abusando de los más necesitados (el pueblo bueno y sabio) y en perjuicio de las mayorías (el pueblo en su conjunto). Y es que, como bien lo dijo Bruce Bueno de Mesquita, si estás dirigiendo una dictadura, realmente no tienes que preocuparte por el bienestar o los derechos del ciudadano común. Solo importan las personas que te mantienen en el poder, un grupo -relativamente- muy pequeño.


A modo de resumen, en esta ocasión finalizo parafraseando lo dicho alguna vez por el economista y teórico social estadounidense, Tomas Sowell: Las grandes palabras de la 4T (“de la izquierda”, dijo Sowell) son compasión y bienestar, pero su gran agenda es dependencia. Cuanta más gente dependa de las dádivas del gobierno, más votos podrá contar para un estado de bienestar en constante expansión. Por Aída María Holguín Baeza by #AgenciaInformativaGraphosCc

2 visualizaciones0 comentarios